¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú…

Tranquilos que no vamos a rescatar esa mítica película, ni vamos a hablar de Guerra Fría o de conflictos internacionales. De lo que queremos tratar en este artículo es de un tema que hemos encontrado en un post muy interesante que circula por la Red: ¿teléfono o conexión a través del ciberespacio?

En efecto, ahora mismo le hemos concedido todo el protagonismo al correo electrónico, a la conexión virtual, al mundo online, a hablar con una persona sin hablar realmente con ella, y de repente tenemos ante nosotros una pregunta que se nos hace y que realmente no sabemos contestar. Sin embargo, está claro que en algunas ocasiones convendría olvidar el asunto de la conexión sin cables y dedicarnos más a cultivar el lado personal que una llamada telefónica nos puede proporcionar.

Porque muchas veces un aparato telefónico nos puede ayudar a deshacer dudas que un correo electrónico tal vez no disipe. Y sobre todo, hemos de tener en cuenta que no somos autómatas que podamos darnos órdenes virtuales entre nosotros y obedecer de forma instantánea. Hay que interactuar con el prójimo, y por eso es más necesario que nunca que decidamos: ¿teléfono o ciberespacio? Nosotros tenemos clara la respuesta, ¿y tú?

Deja un comentario