Calefacción en tu hogar, calderas de gas natural

Aunque todavía hace bastante calor y lo que deseamos es estar en la playa y en bañarnos en la piscina antes de que comience el otoño, es hora de ir pensando que pronto tendremos el frío invierno encima. Si no tienes acondicionada tu casa, debes planteártelo ya, así durante el invierno dispondrás de una buena calefacción en tu casa. Para que esta calefacción sea económica, la mejor opción de todas es calentar el agua de los radiadores mediante calderas gas natural.

Dentro de las fuentes de energía de suministro, posibles, utilizadas para la labor de calentar el agua de tu hogar se puede optar por el gas butano, el propano, el gas natural y la electricidad. Esta última es prohibitiva, dado que utilizar la electricidad para calentar el agua supone un coste muy elevado, si acaso, solo es factible para un pequeño calentador,  pero definitivamente imposible para calefacción.

En cuanto al gas si puede ser usado para calefacción, pero el gas natural gana con creces al butano y al propano, por precio, casi la mitad que los otros y por comodidad, ya que llega a tu hogar por una tubería, haciéndola una fuente de suministro constante.

Instala gas natural en tu hogar

Lo habitual en los domicilios españoles es la existencia de la famosa bombona de gas butano naranja, todos sabemos lo pesada que es y las incomodidades que causa cuando se acaba. Por ello el proponerse dar el salto al gas natural es ganar en comodidad y por supuesto ahorrar muchos euros al final del año.

Una instalación de gas natural es muy sencilla de ejecutar, pasar de un gas a otro solo requiere una mañana o una tarde, no más. Pero si debe ser siempre realizada por un técnico instalador certificado, ya que antes de ser conectada a la red de suministro por la empresa proveedora deberá ser revisada por un inspector y es requisito sin ecuánime que el instalador esté certificado. Además así garantizas que todo quede perfecto y seguro.

Si tu caldera está en buenas condiciones, podrás aprovecharla y no tendrás que desembolsar dinero en poner una nueva. Solo es necesario adaptarla de un gas a otro, esto es debido a que el coeficiente calorífico del gas natural es diferente al del butano y para que la combustión sea la correcta es necesario cambiar los inyectores que dispone la caldera en el quemador. Esta intervención es sencilla y apenas lleva unos minutos realizar el cambio.

El resto de la instalación se centra en colocar la tubería y el contador de gas para hacer que llegue el gas desde la calle hasta tu caldera y a disfrutar de sus ventajas.

Deja un comentario