Ir de compras a un sitio maravilloso: una bodega

Siendo como es nuestro país un productor mundial de vino, creemos que una de las cosas que mejor podemos hacer es sumergirnos en los misterios de una de estas empresas y disfrutar con los cinco sentidos de un viaje en el que los sonidos, los olores, los sabores, el tacto y la vista van a jugar un papel fundamental. Si no conoces ninguno de estos establecimientos te animamos a que programes alguna visita guiada para que los disfrutes de forma adecuada.

Para ello pensamos que nada mejor que busques sus datos de contacto en una guía de empresas, www.buscadortelefonos.com, una Web que tiene todo lo que necesitas para iniciar un viaje que te va a llevar a un mundo donde la tradición, lo añejo y las tecnologías se dan la mano. Verás la nave de tinajas, el jaraíz, el chilanco, los barriles, los bocoyes, quizás algún fudre, una bomba de trasegar, mangas, cuevas, etc. Verás el mundo del vino en su máxima expresión, y podrás admirar unas construcciones tan impresionantes como únicas, las cuales dignifican todo lo que hace referencia un producto tan conocido como fundamental: el licor de Baco.

El consejo que te vamos a dar es que no te quedes solamente en la visita, sino que adquieras caldos de prestigio en la tienda de la bodega, al objeto de que los paladees con gusto. Nada hay más placentero que coger una copa de pie alto con una buena abertura, escanciar el vino desde la botella o desde un decantador, aspirar cómo éste se oxigena, moverlo, mirar la lágrima de glicerina que va cayendo… Todo es un ritual excepcional que nos muestra que los gestos que hace cien años se hacían a la hora de disfrutar de un manjar proveniente de las viñas nacionales todavía tienen su razón de ser en este globalizado siglo XXI. Puede ser que la tecnología nos permita comprar una botella de vino del otro extremo peninsular, pero nunca nos dará las gratas sensaciones de una buena copa de vino disfrutada con delectación.

Así que volvemos a insistir: si no conoces una bodega lo mejor que puedes hacer es entrar en la página que te hemos dado y buscar un lugar que te convenza, bien porque esté cerca de casa, bien porque sea de una denominación de origen que te llame la atención. Concierta una visita, prepara dinero para adquirir sus caldos y déjate llevar a un mundo impresionante donde toda la cultura mediterránea tiene aún una presencia impresionante.