A la hora de hacer reformas, ¿sabes a quién acudir?

Creo que todos hemos pasado por algo similar en algún momento de nuestra vida: llegas a un punto en el que no puedes prolongar más la cuestión de esa reforma que no deja de ocasionarte quebraderos de cabeza. Y qué pocas ganas hay de meterse en el lío de las obras, manchar toda la casa, pisadas de obreros, agobios… Es algo normal y si las constructoras no tuvieran esto en cuenta, estarían cometiendo un error. Además, ¿qué es el ITE? Ese término tan extraño que no se cansan de repetir las constructoras pero ninguna se ha molestado en explicarnos. La Inspección Técnica de Edificios corresponde al chequeo o análisis que se lleva a cabo obligatoriamente sobre un inmueble para saber si cumple con la normativa vigente de edificios. Algunas constructoras no solo se dedican a ofrecer servicios de construcción, sino que también realizan otro tipo de trabajos como, por ejemplo, la ITE.

Hay muchísimas reformas que podríamos hacer en nuestra casa o vivienda sin tener que gastarnos una fortuna durante el proceso. Cambios concretos en los baños, detalles en los techos, mejoras en las paredes, ventanas y demás. Son muchas las opciones y no solo deberías limitarte a realizar reformas. Hay muchas constructoras que además, ofrecen otro tipo de servicios integrales como por ejemplo, remodelaciones, decoración o incluso restauraciones. La rehabilitación integral y parcial del edificio es uno de los servicios más demandados por los clientes. Dentro de éste se incluyen ciertas particularidades como:

-         Fachadas patios o medianerías. Se necesitará al mejor equipo de profesionales para poder llevar a cabo semejante obra y además con éxito. Soluciones Carballal son expertos en este terreno, y su plantilla está más que cualificada para desarrollar este tipo de actuaciones de la manera más profesional e impecable posibles. No importa de qué tipo de fachada se trate (estuco, escayola, ladrillos, cerrajerías, etc…)

-         Andamios colgantes

-         Estructuras como por ejemplo las de madera, que con el tiempo se estropean y necesitan una revisión periódica.

-         Recalce de cimentaciones, en las cuales se ejecutan recalces superficiales o más profundos según sea la naturaleza de la cimentación.

-         Tratamiento especial de humedades: si tienes pensado realizar algún tipo de reforma que acabe con las humedades de tu casa, Carballal es la empresa que buscas. Las humedades no solo afectan a la estructura de la casa sino que también hacen mella en la salud y bienestar de las personas, causándoles problemas de huesos.

Lo dicho, si estás pensando en meterte de lleno en el mundo de las obras, cuenta con Soluciones Carballal.

Las reformas se acercan…

Obviamente pronunciar esta frase con la voz cavernosa de los Stark es mucho más efectivo, pero está claro que si has estrenado 2013 con fuerzas y con ganas y tienes necesidad de llevar a cabo unas obras en tu domicilio o una reforma en tu piso, tienes que mentalizarte de que, al igual que invierno, éstas se acercan. No te pedimos que las olvides, que las arrincones o que las pospongas, pensamos que cuanto antes te las quites de en medio muchísimo mejor. Así que desenfunda tu acero valyrio y haz frente a la situación con algunas cosas que deberías conocer de antemano.

Por ejemplo, si ya sabes defenderte en Internet para buscar otras cosas que te interesan como el tiempo que va a hacer, los sitios más económicos para ir a cenar o los lugares con las mejores promociones y descuentos, da un paso más. Actualmente tienes un buen recurso que se llama buskalos.com, el cual te ofrece un listado de empresas de todo tipo para que no tengas que moverte del sillón, ese que conserva tu forma y en el que tan a gusto te rebulles…

No intentes convertirte en un Gran Hermano con pretensión de controlarlo absolutamente todo. A veces sucede que los carpinteros, electricistas, fontaneros o albañiles que vas a contratar tienen un largo bagaje a sus espaldas y entienden a la perfección su tarea. Perder el tiempo desarrollando un plan de trabajo para levantar un tabique puede suponer que esos profesionales te miren y arqueen la ceja de forma irónica, aunque caben otras posibilidades también, no nos engañemos. Mucho más violentas, eso sí.

Para contratar un servicio puede ser necesario llamar un par de veces o mandar algún correo, pero no te conviertas en un robot que a cada cinco minutos levanta el auricular y marca los dígitos de contacto de la empresa que vamos a contratar. Y con respecto a los mails, igual. No por inundar el buzón de una empresa de reformas vamos a conseguir mejores resultados.

Léelo todo antes de firmar nada. Si las obras no son muy duraderas o si solamente necesitas un ebanista para confeccionar un armario empotrado puedes pensar que no necesitas formalizarlo todo por escrito, pero si las cosas se tuercen o no estás satisfecho con el resultado final no podrás reclamar. Así que tenlo todo bien expresado, con indicación de cantidades a pagar, materiales utilizados, tiempo estimado de duración, etc.

Y por último, y como sabemos que a veces te despistas un poco, inserta buskalos.com en tu página de favoritos o en la de marcadores. Así la tendrás a mano siempre que la necesites y podrás sacar el mejor partido de una página tan completa como necesaria en nuestra cada vez más vida globalizada.

Un bucle casi infinito

Cuando nos metemos a hacer obras en casa pueden ocurrir dos cosas: que éstas se terminen en un momento (bien porque fueran solamente de reforma, bien porque no se han eternizado, bien porque hayamos dado con buenos profesionales) o que el asunto dure más que la famosa obra del Escorial y tengamos a los albañiles pululando por nuestra vivienda hasta el año siguiente.

En realidad las dos situaciones reflejan la preparación previa que hemos llevado a cabo. Una buena planificación de nuestra intervención nos evitará esperas indeseadas y nos permitirá confiar en buenos profesionales que llevarán a cabo la reforma de manera diligente. Una mala búsqueda de empresas de albañilería impedirá que obtengamos lo que andamos buscando y nos llevará, irremediablemente, a tener que experimentar los mordiscos de la imprevisión.

Y mira que lo tenemos fácil para llevar todo esto a cabo. En la era de Internet nadie puede esgrimir falta de información para justificar una chapuza en su domicilio. ¿Estás buscando albañiles? Pues haz clic aquí y al instante vas a obtener un listado con un montón de empresas de reformas y obras en general. Se terminaron esas excusas un tanto patéticas que esgrimimos ante un tabique mal alineado o una ventana que no cierra. Ahora tienes la Red para ayudarte, así que no lo dudes, úsala.

Y cuando hayamos contactado con esa empresa que nos lo va a hacer todo de maravilla, con un precio imbatible y en un tiempo récord, es mejor que te sientes en la mesa con el capataz de la cuadrilla y discutas las cuestiones esenciales de la obra. Dejar todo bien clarito y sin posibilidad de equivocación es algo tan necesario como recomendable. Muchas personas, bien porque conocen a los trabajadores desde siempre, bien porque confían en la buena fe de las personas, prescinden de estos trámites (algunos los consideran aburridos), pero tienen una ventaja increíblemente útil: te van a permitir efectuar una reclamación si algo no se ha hecho como tú querías.

Y por último, por favor, ten paciencia. No te pedimos que te hagas un experto en la materia, algo así como el santo Job, pero un poco de manga ancha no te va a venir mal, ni a ti ni a tu salud. Piensa que los trabajadores que tienes en ese momento en casa ejecutan su trabajo con profesionalidad y no van a ir más deprisa porque aparezcas enfurecido y con ganas de morder a alguien. Así que un poco de empatía, un mucho de previsión y unas gotas de sentido común van a permitirte obtener los mejores resultados en tus obras o en tu reforma.

Ladrillo a ladrillo

Pensemos por un momento en algunos edificios emblemáticos de la historia mundial. Por ejemplo, podemos recordar las murallas de Jericó. Éstas se levantaban orgullosas e inexpugnables, hasta que alguien tuvo la idea de tocar varios instrumentos musicales alrededor de ellas durante siete días, logrando desmoronarlas. Algo parecido ocurrió con la orgullosa Troya. Su impenetrabilidad era legendaria hasta que los griegos del Peloponeso decidieron esconderse en un caballo de madera y poder entrar así de tapadillo dentro de la hermosa ciudad. Por último tenemos el caso de la Atlántida, una civilización de enormes palacios y sociedad avanzada que terminó desapareciendo porque acabó engullida por las aguas.

Todos estos ejemplos y muchos más (la Roma imperial, la Atenas de los conflictos decimonónicos, la oculta ciudad de  Petra, etc.) tienen un nexo en común. Por muy elegantes, impresionantes, inexpugnables o herméticas que pudieran parecer terminaron sucumbiendo a un estímulo exterior. Y aunque en ocasiones éste fue un tanto especial, hemos de convenir que el principal agente de deterioro es el tiempo. Y esto es aplicable a las pirámides de Egipto y a nuestra propia vivienda.

Pero ante esta situación de deterioro nosotros podemos poner un remedio. De hecho, podemos buscarlo a través de una página que nos va a facilitar todo lo que tiene que ver con las reformas. Sí, sí, has oído bien: reformas. Una vivienda se construye para durar, para que trasponga el tiempo y para que podamos vivir en ella con confort, habitabilidad y seguridad. Pero el paso del tiempo no perdona nada y termina deteriorando hasta los elementos más resistentes.

Por eso pensamos que, a pesar de las connotaciones negativas que puede tener el comienzo de unas obras de reforma que no sabemos cuánto van a durar y, lo que es más importante, cómo van a salir, el objetivo final debe ser lo que nos lleve a tomar las decisiones correctas. Una grieta en el techo o en la pared puede no ser un peligro inminente, pero si crece o comienza a mostrar descascarillados hay que intervenir, porque tal vez no sea algo leve sino más grave de lo que pensamos.

Incluso reformas más livianas como el repintado de las paredes y techos o el cambio de las puertas interiores es una manera inmejorable de rehabilitar la vivienda, dotarla de una nueva visión y conseguir una habitabilidad acorde con nuestras preferencias, dejando a un lado ideas peregrinas sobre obras polvorientas e inacabables.