Nunca es tarde para aprender inglés

Teacher talking with adult students during a classes.

Te encuentras viajando y deseas hablar inglés, lamentas no haber estudiado, escuchas tu canción favorita y tan solo puedes tararearla, ¿Cuántas veces has inventado una excusa  de que eres demasiado mayor para aprender un nuevo idioma? Quiero decirte que es una excusa para no querer aprender.

 

La verdad es que aprender ingles para adultos es completamente posible, incluso fácil.

Estudios demuestran que sin importar la edad, las personas pueden retener nuevo vocabulario, aprender nuevas estructuras gramaticales y desarrollar nuevas formas de aprendizaje en general.

 

De hecho, las personas mayores tienen ventajas sobre las personas más jóvenes cuando se trata de aprender nuevos idiomas. Pensemos en ello, ¿con qué frecuencia le das a tus hijos o nietos consejos basados ​​en tu propia experiencia personal? Sabes más porque ya lo has pasado todo, ¿verdad? Bueno, lo mismo ocurre con el aprendizaje de un nuevo idioma. Ya sabes cómo aprender, has desarrollado técnicas de aprendizaje efectivas, eres capaz de organizar tu estudio y puedes adaptarte a los cambios.

 

Entonces aquí te cuento las razones para dejar de poner excusas y aceptar el hecho de que nunca se es demasiado mayor para aprender inglés.

 

Los adultos aprenden mejor y más rápido que los niños

Hace años, se creía mucho que una vez que cumplías los 50, aprender un nuevo idioma se volvía increíblemente difícil. Pero nuevos estudios e investigaciones continúan demostrando que esa teoría está equivocada todos los días. Los adultos no solo tienen la capacidad de comprender un nuevo idioma al igual que los niños, sino que también pueden hacerlo mejor y más rápido.

Y la edad del adulto no cambia eso. Un estudio comparó las habilidades de aprendizaje de idiomas en adultos de diferentes edades. A cada participante se le enseñaron las mismas palabras en el mismo entorno de aprendizaje. Los resultados mostraron que las personas mayores de 50 años aprenden tan bien como las personas de entre 20 y 30 años.

 

Hay algunos aspectos del aprendizaje de idiomas que se vuelven más fáciles a medida que envejece porque ya tiene mucho conocimiento al respecto, incluso si no cree que lo tenga. Los adultos tienen un vocabulario mucho más extenso que los niños, por lo que resulta más fácil aprender cientos o incluso miles de palabras nuevas en muy poco tiempo.

 

Sin embargo, las personas mayores pueden tener más dificultades para aprender las reglas gramaticales y la sintaxis, o para perfeccionar el acento que los niños. Los sonidos de un idioma son más fáciles de aprender para los niños, pero el vocabulario real es mucho más fácil de aprender para un adulto, ya que las palabras nuevas se pueden mapear rápidamente basándose en conocimientos preexistentes.

 

La clave para aprender un idioma con éxito es la motivación, no la edad

Si bien un niño puede tener mayores poderes de imitación y retención, los adultos aún son bastante capaces de absorber nueva información. Puede que necesite un poco más de motivación.

La ventaja aquí es que los estudiantes adultos normalmente quieren aprender, mientras que los niños se ven obligados a hacerlo y, por lo tanto, tienden a desconectarse.

Elegir aprender un nuevo idioma como adulto debería significar que estás más entusiasmado con las lecciones, haciéndolas más fáciles de asimilar.

 

Un cerebro mayor es tan capaz de ser entrenado como uno más joven

Una vez más, solía haber una concepción muy diferente de cómo se desarrollaba el cerebro. Los científicos solían creer que después de la niñez, la estructura de su cerebro estaba prácticamente definida. Pero, en el año 2000, un estudio que analizó la materia gris de los taxistas mostró evidencia real de neuroplasticidad, la capacidad del cerebro para formar nuevas vías y conexiones neuronales. Los taxistas de Londres que pasaban mucho tiempo en la carretera tenían más materia gris en el hipocampo, la parte del cerebro que se ocupa de la memoria especial.

 

Este descubrimiento llevó a más investigadores a comenzar nuevas exploraciones sobre la neuroplasticidad. En 2010, un estudio suecoinvestigó la plasticidad de los tractos de materia blanca que conectan el hemisferio izquierdo y derecho de los lóbulos frontales. Los científicos probaron dos grupos de adultos, un grupo entre las edades de 21 y 30 y el otro entre los 65 y 80. Los resultados no mostraron diferencias significativas relacionadas con la edad en términos de memoria o velocidad.

 

¿Qué significa esto? Los cerebros más viejos son tan capaces de cambiar como los cerebros más jóvenes.

El entrenamiento puede cambiar tu cerebro incluso después de algunas sesiones. Por supuesto, cuanto más largo sea el entrenamiento, mejores serán los resultados. A medida que aprende un nuevo idioma, mejora la integridad de su materia blanca, conecta mejor las células neuronales y facilita la realización de una tarea cognitiva.

El cerebro es una estructura muy dinámica que puede cambiar de acuerdo con nuevas experiencias. ¡Entonces, de hecho, puedes enseñarle nuevos trucos a un perro viejo!

 

A estas alturas, has dominado el arte del aprendizaje por tu cuenta

Una persona mayor ya ha aprendido a aprender. No estás empezando desde cero. Sabes qué estrategias de aprendizaje funcionan para ti y te has vuelto más eficiente; puedes ir al grano y no perder tiempo en métodos que no funcionan.

Tienes mejores habilidades metacognitivas que alguien con la mitad de tu edad, lo que significa que eres mejor en la metodología de aprendizaje propia.

 

Solo necesitas aprender de una forma diferente

Los estudiantes adultos necesitan aprender de manera diferente. Puede que no seas tan rápido y ágil como un principiante, pero ya hemos establecido que tienes otras ventajas.

Ahora, solo debes aprovechar las ventajas mencionadas anteriormente y convertirlas en una nueva estrategia de aprendizaje.

Deja que las diferencias que tengas como alumno mayor se reflejen en tu enfoque. Tal vez comiences más lento, asimiles información nueva, vaya acumulando palabras y frases a oraciones. Antes de que te des cuenta, podrás tener conversaciones completas.

 

Se paciente. Puede que no tengas tanto tiempo para dedicarlo a estudiar porque tienes muchas más responsabilidades diarias, pero también tienes la ventaja de aprender a tu propio ritmo.

 

Tienes que olvidar la idea de que eres demasiado mayor. Si piensas de esa manera, no lo intentarás porque estás convencido de que es inútil, pero eso no es cierto.

 

Es justo que un cerebro mayor no esté tan activo y listo para aprender como uno más joven que constantemente está haciendo cosas nuevas, pero usted puede cambiar eso. Un cerebro activo aprenderá mejor que uno inactivo, así que intente salir y ponerlo en marcha nuevamente.

Encuentra nuevos pasatiempos, como cocinar o la fotografía, dedicarte a la jardinería, hacer crucigramas.

También puede cambiar un poco su dieta agregando alimentos que mejoran la memoria, como el salmón o las sardinas para obtener Omega-3, ginkgo biloba que mejora la memoria y arándanos u otros alimentos con alto contenido de antioxidantes.

 

Mientras mantengas el cerebro activo, descubrirás que aprender un nuevo idioma es mucho más fácil. En consecuencia, aprender un nuevo idioma ayudará a mantener la mente activa.

 

¡Es una excelente forma de ejercitar tu cerebro, manteniéndote más saludable y feliz durante los próximos años!


Categories:

Tags: